Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

¿Qué errores cometemos al desayunar si no queremos engordar?

Son muy comunes

Son muchas las personas que desayunan con ingredientes que no son nada saludables. Es por ello que la mayoría no consiguen perder peso ni mantenerlo.

A continuación, os mostramos los errores más frecuentes que cometemos al desayunar: 

  • Abusar del azúcar blanco: Muchos estudios han concluido que su consumo está relacionado con un mayor riesgo de obesidad y problemas metabólicos. Por tanto, los productos azucarados para el desayuno no son una buena opción.
  • Pan blanco, bollería, pastelería, cereales industriales:causan picos de azúcar y provocan que al cabo de poco tiempo, volvamos a tener hambre. Además, a largo plazo pueden contribuir a  la obesidad y la diabetes.
  • Consumo excesivo de lácteos: si no se tiene intolerancia, los lácteos pueden consumirse con moderación. Contribuyen a cumplir con las recomendaciones de nutrientes y puede proteger contra las enfermedades crónicas, pero el error que se puede cometer al incorporarlos en el desayuno es tomarlos en cantidades excesivas. Por ejemplo los yogures: Los especialistas aseguran que consumir demasiado yogur agrega calorías extra. La cantidad promedio de azúcar en el yogur es de 6 cucharaditas.
  • Productos ultraprocesados: los embutidos, frituras, enlatados, bollería, y en general cualquier tipo de producto ultra procesado es una mala opción para el desayuno y la dieta en general. No solo contienen grandes cantidades de azúcares y grasas, sino también componentes químicos que pueden afectar la salud.

Por tanto, los elementos que deberíamos incorporar en nuestros desayunos serían:

  • Jugos naturales de frutas y vegetales
  • Frutos secos sin freír ni tostar: podemos comerlos crudos, molidos o picados; nos aportan proteína vegetal.
  • Cereales integrales: el más habitual es la avena en copos, que podemos comer en crudo, como si fuera un muesli, o cocinada. Si preferimos un bocadillo, elegiremos panes de calidad, elaborados con harinas integrales de trigo, espelta, centeno, etc.
  • Derivados lácteos de fácil digestión: se incluyen aquí el requesón, kéfir, yogur, queso fresco.
  • Fruta fresca y de temporada

Teniendo en cuenta estos consejos, podemos conseguir perder peso haciendo un desayuno más sano y saludable sin que nos suponga un gran esfuerzo.

De todos modos, para cualquier duda o consulta que te pueda surgir, lo mejor es buscar ayuda en un profesional en nutrición.