Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

QUÉ errores hacen que tu cocina parezca cutre

¿Cómo solucionarlos?

En el intento de decorar la cocina a nuestro gusto o al querer aplicar determinadas modas, podemos acabar haciendo algo que sea más cutre que bonito. A menudo, la línea roja es muy sutil y un simple detalle fuera de tono o tomarnos las tendencias demasiado en serio pueden estropear nuestro objetivo de renovar la cocina. Toma nota ¡y no cometas estos errores que harán que tu cocina perezca cutre!

Arriesgar con un papel pintado estridente
Está muy bien que te animes a probar materiales que, tiempo atrás, nunca se te habría ocurrido poner en la cocina, como por ejemplo, un papel pintado vinílico o TNT. No hay reproches en este punto. Eso sí, puestos a probar, ¡no te arriesgues con el papel pintado más estridente que haya en el mercado! Intenta que sea un modelo más ‘discreto’ y que se complemente con el color de los muebles de la cocina, como en este caso:

Querer mezclar estilos y acabar montando un circo
Sí, hay un estilo decorativo que se llama ecléctico, que consiste en mezclar elementos de varios estilos a la vez. Un poco de esto, un poco de aquello… es ideal para las personas que no tienen un estilo muy definido, sino que encuentran la inspiración en distintas fuentes. Eso es fantástico, pero hay un riesgo: no encontrar el gusto y equilibrio en la mezcla de estilos que son muy diferentes entre sí, y acabar montando una cocina que parezca un circo. Nuestro consejo: prioriza el estilo que más te guste y, luego, introduce detalles de otros estilos con mucha moderación. Siempre estarás a tiempo de añadir.

Venirse arriba con el DIY
El universo DIY y del bricolaje casero es apasionante. Hay miles de cosas que puedes hacer tú mismo/a para personalizar tu casa de una manera original y sin gastar mucho. Pero esto también tiene un riesgo: venirse arriba y querer tunear todos los muebles. Mejor ir poco a poco y con moderación. Fíjate en la original lámpara de esta cocina, sencilla y muy decorativa, ¿no crees?

No combinar bien los colores
Hay colores que, de base, ya son complicados de combinar… pero más aún si hay que aplicarlos en una cocina. El rojo es uno de ellos. En este caso, lo más fácil para evitar cualquier ‘ruido’ visual es pintar la pared de un color que combine con el rojo en equilibrio.

Excederse con los azulejos decorativos
Los elementos decorativos que tienen mucha fuerza y presencia, lucen más y se integran mejor cuando el resto del entorno es más suave o neutro, porque entonces realzan la belleza de ese elemento diferencial. Otra forma de decirlo es que, en muchas ocasiones, menos es más. Traducido a esta cocina, se percibe perfectamente, ya que se ha revestido la mitad y se ha dejado el resto en blanco

Tomarse las modas al pie de la letra
Hubo – y aún hay- una cierta moda de decorar la cocina colgando utensilios en la pared, con sistemas de almacenaje a la vista como barras con ganchos o rejillas con ganchos de donde cuelgan sartenes, cucharones, etc. Es una forma de darle un toque informal o de chef que está al día a la cocina. De eso, a tener absolutamente todos los cacharros colgados en la pared ¡hay un amplio abanico de posibilidades!

Llevar el minimalismo al extremo
Una de las ventajas de las cocinas de estilo minimalista es que las líneas de los muebles son tan rectas y puras, todo es tan sencillo y a la vez sofisticado, que parece que la cocina sea más pulcra. Con poco que hagas, luce recogida y limpia. Pero el lado oscuro de estas cocinas es que, si te pasas con el minimalismo, y eres de los/las que no deja ni un azucarero sobre la encimera, tendrás una cocina despersonalizada, fría y que parece sacada de un ‘catálogo’ cutre.

Pasarse de modernos
Los extremos nunca son buenos, ya lo dice el refrán… Está bien que quieras tener una cocina moderna con elementos de diseño, pero si no se hace con cierto gusto y equilibrio, como en esta cocina, esa deseada modernidad puede quedar cutre y dar una imagen de ‘quiero y no puedo’ que te puedes ahorrar fácilmente siendo más comedido/a.

Fuente