Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

QUÉ necesidad había para cargarse un programa como ‘Cachitos Nochevieja’

'El Cotillómetro'

Una gran decepción para muchos que lo vimos durante años

En los últimos años, el programa de la 2, ‘Cachitos Nochevieja‘, estaba consiguiendo hacerse un hueco cada vez mayor entre la audiencia de la última noche del año ya que los típicos especiales de fin de año aburrían al personal. Era un espacio que, además de servir de un buen entretenimiento para toda la familia, por mostrar ‘cachos’ de actuaciones musicales rescatados de los archivos de TVE de varias décadas y que a todos nos gustaba recordar, también lograban arrancarnos más de una carcajada, por el tono irónico y cómico que usaban a través de los rótulos que mostraban en cada ‘cachito’ de actuación.

Artículo relacionado del año pasado:
Cachitos Nochevieja y sus rótulos 

Probablemente algunos de ellos podrían resultar algo exagerados e incluso de mal gusto para algunos telespectadores, pero dejando de lado estos matices, hay que reconocer que era de lo mejorcito que se veía en televisión. Sí, era, porque ya no lo es.

Ya forma parte del pasado

La dirección de RTVE, presidida por Rosa María Mateo, se ha encargado de ir introduciendo sus largos tentáculos ideológicos y se ha cargado al último vestigio de programa medianamente bueno y entretenido de la televisión pública que pagamos todos con nuestros impuestos.

El formato sigue siendo el mismo pero el descaradísimo posicionamiento político de los guionistas a la hora de colocar los comentarios en los rótulos ya ha dejado de tener gracia. Si el pasado año ya comenzamos a notar algún que otro mensaje que apuntaba siempre hacia el mismo lado y que levantó suspicacias, este año lo han hecho de forma descarada.

La obsesión, el sectarismo enfermizo y el servilismo que se tiene en ‘Televisión Espantosa’ con el actual Gobierno no tiene límites. Es absolutamente obscena y lamentable. Aprovechan la más mínima ocasión para hacer propaganda política y llegan incluso a utilizar un programa musical como este para atacar de una forma deliberada a los partidos de la oposición. Y aquí no pasa nada, ni viernes de negro, ni protestas, ni una sola voz que lo critique, excepto algún valiente empleado en redes sociales.