Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

QUÉ nombre tiene el sombrerito de la letra Ñ

Conoce el origen de esta singular letra

Es difícil cuestionar el poder y la utilidad de los símbolos, tanto a lo largo de la historia como en el presente. Los símbolos, a menudo, sirven como punto de encuentro para una sociedad diversa y dispar. En España, sin ir más lejos, podemos apreciar este poder unificante y conciliador.

A nivel político jamás nos ponemos de acuerdo, pero independientemente del partido que votes, todos animamos como locos el partido que juegue la selección nacional de fútbol. Otro de los símbolos que siempre nos ha caracterizado es nuestra monarquía, sí, no vive su mejor momento de popularidad, pero es innegable que nos identifica ¿Vais a decirme acaso que nunca habéis visto cierto mensaje de navidad en el que nos contaban el chiste ese de que si todos somos iguales ante la…?

Hoy os hablaré de un símbolo mucho menos polémico que los que acabo de nombrar, uno con el que es mucho más fácil encariñarse sin meterse en dilemas éticos ni morales. Este identificador patrio del que hablo es la letra Ñ, décimo quinta letra del alfabeto español, estandarte pasado y actual de nuestra cultura, siendo tan referencial… ¿Por qué no saber un poco más sobre esta singular letra?

No os aburriré con demasiadas descripciones fonéticas (solo un poquito), siendo breve: la Ñ es atribuida a un sonido palatal-nasal. Esto significa que al pronunciarla, el aire escapa parcialmente por la nariz y se articula oprimiendo la parte media de la lengua contra el paladar duro (sí, el cielo de la boca de toda la vida) ¿No me creéis? Muy bien, practiquemos un divertidísimo (mentira) juego fonético: intentad pronunciar la palabra ‘niño’ con la nariz tapada, a ver qué sale.

Dejemos atrás la interesantísima (¬¬) fonética, hablemos de historia ¿De dónde sale la Ñ? pues veréis, ese sonido palatal-nasal se escribía en los antiguos monasterios en forma de N geminada, es decir, doble. Para economizar el esfuerzo por parte de los escribas de la época, se optó por realizar la grafía de una sola N pero con una especie de sombrerito con forma de N pequeña y achatada. Por ejemplo, en vez de escribir la palabra ‘anno’, se comenzó a escribir año. La dos enes de la forma geminada (doble) siguen ahí, solo que una es más pequeñita. La Ñ no entró en el diccionario de la Real Academia Española hasta 1803, pero desde antes del siglo XIII ya se usaba en la labor de los copistas.

Alguno de los lectores puede estar odiándome a estas alturas, lo entiendo. En el titular del artículo prometo tácitamente desvelar el nombre del sombrero de la Ñ. Quinientas palabras después no solo sigo sin desvelarlo, sino que además he colado fonética e historia de por medio. No decaigáis, tengo buenas y esperadas noticias, el sombrerito de la letra Ñ se llama virgulilla, es una palabra derivada del francés y este, la tomó del latín. Viene a significar algo así como pequeña vara (no os quejéis que os he metido la etimología y todo).

Y bueno, hasta aquí este breve repaso a nuestra querida Ñ, no olvidéis transmitir lo aprendido para parecer más interesantes y dárosla de culturetas hispanistas, que luego dicen que el sistema educativo no funciona.

Fuente: Temas Curiosos