Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

QUÉ otros usos se pueden dar al arroz en el hogar y que resultan muy efectivos

'Obsesivos del orden y la limpieza'

De sobra sabemos que el arroz es un alimento imprescindible en nuestra cocina. Es perfecto para sacarnos de apuros si no sabemos qué cocinar, ya que con el arroz se pueden preparar un montón de platos ya que combinan con una gran variedad de alimentos.

El arroz es el cereal más consumido del mundo (más de la mitad de la población mundial se alimenta de arroz) pero también se le pueden dar otros usos fuera de la cocina.

Al igual que ocurre con otros productos como el aceite o la sal, el arroz también juega un papel importante a la hora de dar solución a algunos ‘aprietos’ cotidianos.

Vamos a ver algunos usos del arroz :

  • Bolsita de calor: Puedes fabricarte una pequeña bolsita de tela o almohada y rellenarla con arroz y cuando necesites aliviar alguna tensión muscular o simplemente calentarte las manos. Métela en el horno microondas durante un par de minutos y aplícatela en la zona donde sientas la molestia.
  • Ambientador : Es sencillo de hacer y sin necesidad apenas de gastar mucho dinero. Coloca en un recipiente de cristal un poco de arroz. Añade unas gotitas de esencia o aceite aromatizante (el que más te guste) y notarás como el aroma impregna tu espacio. Es ideal para estancias pequeñas como el baño.

  • Madurar frutas: Si tienes frutas demasiado verdes y quieres que maduren antes para poderlas comer, solo tienes que meterlas en un bol  con arroz.
  • Secar el teléfono móvil: Es el más conocido. Si te te ha caído el teléfono en agua y ha dejado de funcionar,  déjalo metido en arroz varias horas o incluso días. Volverás a recuperarlo

  • Limpiar recipientes con aberturas pequeñas. Si tienes algún recipiente que no puedes limpiar por completo debido a que tiene orificios o aberturas muy pequeños, echa un puñado de arroz, agua y jabón. Agítalo bien y enjuaga.

  • Probar la temperatura del aceite. Si tienes que freír algún alimento y quieres saber si el aceite tiene la temperatura idónea, sólo tienes que echar un grano de arroz crudo, si notas que comienza a freírse es señal de que el aceite tiene la temperatura adecuada. Si se hunde, es que no está listo.
  • No tires el agua de cocer el arroz. Ese agua sirve como fertilizante para las plantas ya que los nutrientes se encuentran disueltos y pueden ser rápidamente absorbidos por sus raíces. 

 

  • Para el salero: Si quieres evitar que la sal se quede pegada en el salero o que haga grumos, tan solo tienes que introducir unos granitos de arroz en el salero para que absorban la humedad y evitar que se pegue la sal.

  • Mascarilla de arroz para el cutis: Es muy utilizado en países asiáticos debido a sus propiedades hidratantes y antiinflamatorias. Vierte agua en un tazón y añade media taza de arroz. Deja que repose unos 30 minutos sin calentar ni hervir. Cuela el agua y a continuación aplícalo sobre tu piel con ayuda de un algodón.