Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

QUÉ precauciones debemos tomar con el pescado para prevenir infecciones por Anisakis

Puede provocar alteraciones digestivas y reacciones alérgicas que pueden llegar a ser graves.

El Anisakis es un parásito que puede encontrarse en el pescado o en moluscos como el calamar, el pulpo o la sepia, pudiendo provocar alteraciones digestivas y reacciones alérgicas que, en ocasiones, pueden llegar a ser graves.

La alergia al Anisakis es un problema sanitario especialmente importante en países que, como el caso de España, tienen un elevado consumo de pescado. La alergia a Anisakis puede producir manifestaciones de reacción alérgica (hipersensibilidad) de tipo inmediato que van desde la urticaria a problemas gastrointestinales y alérgicos.

¿Cómo podemos evitarlo?

  • Debemos comprar el pescado limpio y sin vísceras (sin tripas). Si no está limpio, debemos quitarlas nosotros lo antes posible.
  • La cocción, fritura, horneado o plancha son preparaciones que destruyen el parásito, cuando se alcanzan los 60° C de temperatura por lo menos durante un minuto en toda la pieza.
  • Con los crustáceos (langosta, langostino, bogavante, gamba, camarón, nécora, centollo,…), debemos seguir la misma regla: prepararlos cocidos o a la plancha.
  • Si consumimos el pescado crudo o sometido a preparaciones que no matan al parásito, es muy importante que lo congelemos previamente.

Para poder congelar el pescado en casa, el frigorífico debe alcanzar una temperatura de –20 ºC o inferior y mantener el producto congelado durante cinco días.  Esta temperatura solo se alcanza en frigoríficos de tres estrellas (***) o más por lo que si nuestro frigorífico tiene menos de tres estrellas, lo mejor es comprar el pescado ya congelado.

¿Qué preparaciones que hacemos en casa debemos congelar?

  • Boquerones en vinagre y otros pescados en escabeche.
  • Sashimi, sushi, carpaccios y otras especialidades a base de pescado crudo.
  • Pescado marinado, como por ejemplo ceviche.
  • Huevas de pescado crudas o prácticamente crudas.
  • Arenques y otros pescados crudos preparados en salmuera o ligeramente salados.
  • Pescados marinos sometidos a ahumado en frío.

Cuando estos productos los compramos ya elaborados, la congelación ya ha sido realizada por el fabricante o productor.

¿Qué productos no es necesario que congelemos?

  • Las ostras, mejillones, almejas, coquinas y demás moluscos bivalvos.
  • Los pescados de aguas continentales (ríos, lagos, pantanos…) y piscifactorías de agua dulce. Por ejemplo: truchas, carpas…
  • Las semiconservas como las de anchoas (en envase metálico, de vidrio u otras presentaciones).
  • Los pescados desecados salados de manera tradicional, como el bacalao o las mojamas

Los establecimientos que elaboran estos productos o sirven este tipo de comida al consumidor, deben garantizar que los productos de la pesca para consumir crudos o tras una preparación que sea insuficiente para destruir los parásitos han sido previamente congelados en las condiciones establecidas por la legislación.

Fuente: Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar social.