Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

QUÉ puedes hacer en un fin de semana para tener la casa más ordenada y limpia

Cosas que puedes hacer un fin de semana para tener la casa más limpia y ordenada

A menudo mantener la casa limpia y ordenada nos puede parecer tarea imposible debido a las múltiples cosas que nos van surgiendo en el día a día. Sin embargo, con una buena organización y siguiendo algunos consejos y convertirlos en rutinas, se puede lograr sin tener que sufrir agobios.

Te proponemos algunos consejos que te pueden ayudar y comenzar a ponerlos en práctica el fin de semana:

Recoger el salón

Echa un vistazo al salón antes de que salgas de casa. Si ves algún objeto fuera de su sitio como por ejemplo algún  libro, juguete, cojín o adorno, no hagas pereza y deja todo lo más colocado posible: mete los juguetes en una caja grande, mulle bien los cojines y coloca los libros en la estantería. Estos pequeños detalles no cuestan nada y sin embargo, cuando entres en casa lo verás todo colocado en vez de desordenado. Así, la vuelta al hogar será mucho más agradable.

Dedica 5 minutos al cuarto de baño

El baño se ensucia todos los días: restos de pelos, de pasta dentrífica, restos de suciedad en el inodoro…por lo que es importante que le dediquemos 5 minutos de nuestro tiempo cada día para que cuando lo tengamos que limpiar a fondo, nos cueste menos trabajo.

La campana extractora

Seguramente una de las piezas que más «pereza» dé limpiar de la cocina sea la campana extractora, pero hacerlo es más que necesario, por estética y por funcionalidad. Sí, porque la campana extractora va acumulando grasa y aceite y a medida que pasa el tiempo, si no desmontamos los filtros que tiene y los lavamos con agua y jabón, la grasa se irá endureciendo y no solo estará sucia, sino que la extracción se bloqueará. Por eso, es conveniente una vez al mes aproximadamente, fregarla bien por fuera y por dentro.

Enseña a los niños a mantener el orden en su dormitorio

En una casa donde los padres son ordenados, los hijos tomarán nota y aprenderán a ser algo más ordenados con sus juguetes. Si este fin de semana tienes 15 minutos, es el momento de recoger toda la ropa de la habitación de los niños y poner la lavadora. Después, anímales a guardar todos sus juguetes en divertidos cajones o módulos para ellos. Una habitación infantil ordenada también invita a un mayor descanso para los pequeños de la casa.

Ordenar los libros

Una librería bien ordenada da una paz increíble en el salón: tener los libros ordenados por tamaño e intercalados con alguna vela, flor o fotografía puede hacer maravillas en un salón invadido por el caos. La sensación de orden aumentará en tu salón si sigues este consejo aunque hay otra opción muy buena también que es ordenar los libros por gama cromática. Cualquiera de las dos opciones proporcionará una mayor sensación de limpieza y orden en casa.

El antes y después de una pantalla limpia

Las pantallas de los televisores, ordenadores y tablets son los grandes olvidados de la casa y muchas veces es porque no sabemos cómo limpiarlos. Tan sencillo como coger un trapo humedecido en agua y pasarlo con cuidado sobre la pantalla en la misma dirección. Cuidado: no lo restriegues de arriba a abajo y de abajo a arriba porque entonces lo que harás será extender el polvo acumulado, así que hazlo arriba a abajo siempre. Verás la diferencia. No se te ocurra aplicar ningún otro tipo de detergente, amoniaco o similar porque podrías arañar la pantalla.

Hacer la cama al levantarnos

Hacer la cama es algo que puede cambiar tu sensación de orden en casa y más vale hacerla una vez hayas ventilado el dormitorio, pero rápido. Además, hoy en día con las sábanas y nórdicos, hacer la cama es muy sencillo y te llevará apenas dos minutos. Si no lo haces o lo dejas para luego, cada vez que entres en el dormitorio te inundará el caos y el desorden y te dará cada vez más pereza, así que antes de salir de casa, ¡la cama hecha!

Recoger a la vez que se cocina

Es importante recoger la cocina después de haber cocinado, nada de dejar los platos toda la tarde y ponernos a limpiarnos después de hacer una larga sobremesa. Primero, porque nos dará una pereza tremenda entrar en la cocina y ver el caos acumulado en la pila y segundo, porque la grasa se habrá secado y será doble esfuerzo fregar y eliminar la grasa de los platos y sartenes. Así que recuerda que lo más inteligente es ir fregando a medida que vas cocinando, así al acabar la tarea, tendrás mucho hecho.

Fuente: Habitísimo