Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Qué se puede limpiar en el hogar con vinagre blanco

No puede faltar en nuestra casa

A lo largo de la historia el vinagre ha formado parte de la alimentación así como ha sido base de algunos remedios naturales. Su producción se remonta al año 200 a.d.c.

Se usaba como conservador de alimentos y como condimento, pero también como remedio de higiene, de limpieza y medicinal.

El vinagre blanco es un tipo de vinagre que se obtiene por doble fermentación de alcohólica y acética de caña de azucar o malta.

Es un producto que tiene múltiples usos, siendo la cocina el principal de todos ellos, pero también es muy utilizado para limpiar y desinfectar nuestra casa. Resulta tan eficaz como cualquier producto de limpieza de marca y además es ecológico. Gracias a que no es tóxico y a sus propiedades antisépticas, se puede utilizar de muchas formas en la limpieza del hogar.

A continuación te mostramos algunos usos del vinagre blanco en la limpieza del hogar:

Malos olores:

Para eliminar malos olores tales como los del tabaco, pescado o basura, puedes colocar un vaso con vinagre blanco tanto en habitaciones como dentro de electrodomésticos. Neutralizará el olor.

Superficies:

El vinagre da brillo las superficies, además de ser un excelente desinfectante. Lo puedes usar sobre baldosas, azulejos, espejos y cristales. Puedes usarlo solo o rebajado con agua para limpiar encimeras de cocina o los baños. El vinagre terminará con los gérmenes.

Los cristales de las ventanas, lámparas o las cristalerías se pueden lavar con agua y vinagre templado (usando la misma cantidad de vinagre que de agua). Para el caso de ventanas o lámparas es un buen repelente de mosquitos y como resultado, permanecerán limpias por más tiempo.

Manchas en la ropa:

Para aplicarlo directamente sobre las manchas en las prendas usa un paño limpio o vierte el vinagre blanco directamente sobre la mancha. Después lava la ropa como lo harías normalmente.

El vinagre blanco también ayuda a recuperar el color de la ropa. Tan solo tienes que llenar el departamento del suavizante del cajón de la lavadora con un poco de vinagre blanco. El propio ciclo de lavado así como el detergente harán que no quede ni rastro de su característico olor.

Limpieza de sartenes, ollas o cazuelas:

Sirve para eliminar la grasa incrustada y requemada.

Vierte vinagre blanco sobre sartenes, cazuelas y ollas que estén con grasa incrustada, déjalo actuar. Después friégalas aclarando con abundante agua y sécalas con un paño.

Lavar las verduras:

Vierte un poco de vinagre blanco en el agua para lavar verduras. Quedarán limpias y sin residuos de parásitos o maleza. Al contrario que el bicarbonato sódico que algunas personas usan para limpiar las verduras, el vinagre no provoca ninguna pérdida de vitaminas.

Residuos de cal:

El vinagre acaba con los restos de cal incrustada. Lo puedes usar directamente sobre grifos, ducha, sumideros, incluso en la cafetera. Es importante que después de limpiar con vinagre aclarares con agua limpia y después lo seques bien.

Para quitar pegatinas o etiquetas:

Descompone el pegamento que llevan las etiquetas o pegatinas en los tarros, botellas o botes de cristal. Vierte un poco de vinagre sobre la zona de la pegatina, déjalo actuar y en unos minutos las podrás despegar sin tener que rascar.

 

Puedes seguirnos en Twitter: @comqueporque   o unirte a nuestro grupo de Facebook: Cómo, Qué, Por qué, Para qué