Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

QUÉ trucos debes conocer para limpiar las juntas de las baldosas

En las juntas de las baldosas se suele acumular moho

En las juntas de las baldosas suele acumularse suciedad de todo tipo: grasa, manchas, moho y mucho polvo. A veces, si no hacemos nada, esas juntas se van poniendo negras y es más difícil atacar la suciedad. Por eso, conviene hacer una limpieza en profundidad con cierta frecuencia para no llegar a ese punto. Así, los ingredientes naturales para eliminar la suciedad serán mucho más eficaces. ¿Quieres conocer 5 trucos para limpiar las juntas de las baldosas?

Amoniaco y agua caliente

Esta fórmula puede con todo, especialmente con la grasa que se suele acumular en las juntas de las baldosas de la cocina. Conviene hacer una limpieza en profundidad cada 3 meses (coincidiendo con el cambio de estación) especialmente en aquellas zonas que están cerca del área de trabajo, donde más grasa se suele acumular. El amoniaco «arranca» hasta la suciedad más incrustada y consigue también desinfectar la zona tratada. Cuando estés limpiando la cocina, abre las ventanas para que se ventile.

Bicarbonato, vinagre y agua caliente

Ya hemos hablado en varias ocasiones del efecto que proporciona el bicarbonato, una solución perfecta para limpiar también las juntas de los azulejos sin ser agresivo. El bicarbonato ayuda a eliminar cualquier suciedad así como a desinfectar cualquier estancia y por supuesto, la suciedad que se puede acumular en las juntas es rápidamente eliminada por este ingrediente. Solo hay que mezclarlo con vinagre blanco (también infalible) y con agua muy caliente. Se aplica directamente en las juntas y después se retira con un cepillo de dientes la mezcla.

Lejía para desinfectar y eliminar hongos

¿Existe algún ingrediente más desinfectante que la lejía? Pues es otro de nuestros trucos que no fallan en la limpieza del baño. Es cierto que huele fuerte pero su potente efecto merece la pena. Lo que debes hacer es mezclar la lejía en un cubo con agua caliente y mezclarlo directamente sobre las juntas de las baldosas. Si estas están muy sucias, puedes aplicar directamente la lejía sobre las juntas. Verás qué resultado tan increíble obtienes y adiós a los gérmenes.

Agua oxigenada

El agua oxigenada es un excelente ingrediente para combatir el moho que se suele encontrar en los baños, debido a la humedad acumulada o a la falta de ventilación. El agua oxigenada la puedes aplicar directamente sobre la junta de la baldosas y frotar con un estropajo para eliminar lo que esté más pegado a la baldosa o baldosín. Si ves que no consigues el efecto deseado, pues utilizar una vaporeta con vapor a presión y conseguirás resultados increíbles.

El Vinagre lo puede casi todo 

El vinagre combate el moho de manera magistral y se puede usar en cualquier parte de la casa, especialmente en la cocina y en el baño. Es capaz de eliminar cualquier resto de suciedad. Deja actuar durante unos minutos el vinagre sobre las juntas para que su efecto sea aún más efectivo y no lo mezcles con agua para que sea más potente.

Fuente