Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Qué trucos debes seguir para tener la cocina limpia

Fáciles y sin ningún esfuerzo adicional

Conseguir mantener la cocina limpia a veces requiere de un trabajo en exceso, sobre todo cuando se tienen hijos pequeños.

Debemos ser conscientes de que cada elemento como el suelo, los muebles, la encimera,  necesitan una limpieza específica por lo que a veces, si lo desconocemos, no logramos conseguir el resultado esperado.

Os contamos algunos trucos para tener la cocina más limpia y que os suponga menos trabajo:

Barrer el suelo varias veces al día

Es algo que parece obvio pero que muchos, debido a que dedican muchas horas al trabajo fuera de casa no lo hacen. Es algo que no supone ningún esfuerzo y es de suma importancia, ya que los restos de comida que caen al suelo, si no los barremos, se pueden incrustar formando manchas que después serán más difícil eliminar. Además, si hace calor, atraerán a los insectos lo cual resulta muy desagradable.

 Fregar el suelo

Es muy aconsejable hacerlo diariamente y, por supuesto, mantener la fregona limpia. Nunca dejes el mocho de la fregona metido en el cubo con el agua que hayas usado ya que puede coger mal olor. Es preferible que la laves aparte y la dejes reposar en agua limpia con jabón unos minutos y aclararla con abundante agua.

Electrodomésticos

Seguramente tus electrodomésticos son de acero inoxidable, que es un material muy duradero si se cuida bien, ya que lleva una especie de capa de cromo que hace que mantengan ese brillo. Pero los electrodomésticos con el tiempo acumulan grasa y suciedad. Para limpiarlos no debes usar un estropajo porque los arañaría. Lo mejor es usar un trapo o toalla humedecida con un poco de lavavajillas y después secar bien con un paño limpio y seco.

Otro truco consistiría en usar un spray con vinagre blanco, sin diluirlo en agua y rociar el contenido en las superficies de acero inoxidable. Luego frotar con un paño o trapo suave la superficie hasta que se seque.

Superficies de mármol

El mármol es un material común en muchas cocinas, estando presente tanto en suelos como en encimeras, por eso  es importante saber cómo podemos conseguir mantenerlo en perfecto estado. Para acabar con la grasa que haya podido acumular en la encimera, puedes usar un paño húmedo con agua y alcohol y después enjuagarlo y aclararlo. Para fregar el suelo de mármol, puedes verter un chorro de alcohol, 2 ó 3 cucharadas bicarbonato de sodio y un chorro de jabón líquido en un cubo con agua. El resultado es fabuloso ya que queda limpio, brillante y como recién estrenado.