Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Toda una lección de democracia de Cayetano Rivera a Pablo Iglesias

'El Cotillómetro'

Los actos violentos hay que rechazarlos siempre. Y ahora vas y le bloqueas, Pablo.

Recientemente se ha producido una una protesta en Toledo de personas del mundo taurino contra la ministra de Trabajo y militante del partido comunista Yolanda Díaz. Sus compañeros podemitas, la extrema izquierda hipócrita y demagoga, defensora del famoso “jarabe democrático”, se han echado las manos a la cabeza y se han escandalizado.

Sí señores, esos mismos que nunca se pronuncian cuando los agredidos no son de los suyos o no comulgan con su ideología. Y si alguno lo hace, por ejemplo Echenique, es para poner en duda que se haya producido la agresión, como fue el caso reciente de la diputada Rocío De Mer a quien los radicales lanzaron una piedra provocándole una brecha y este miserable llegó a decir que la diputada se había puesto Ketchup. O para justificarlo, como el escrache a Albert Rivera y varios miembros del partido Ciudadanos en Rentería porque, según el, era un partido marginal en Euskadi y fueron a incendiar la convivencia.

No dijeron ni una palabra sobre el violento escrache a Cristina Cifuentes que presenció su hijo desde la ventana, tampoco del escrache a Rosa Díez en la universidad capitaneado por Iglesias, tampoco del escrache a Soraya Sáez de Santamaría en su propia casa y con su bebé dentro, ni tampoco de las brutales agresiones a los guardias civiles de Alsasua… ¿seguimos?

Pero en el caso de Yolanda Díaz, han salido inmediatamente a condenar lo sucedido, faltaría más. El vicepresidente segundo del Gobierno, por cierto muy dado a usar el botón de bloqueo de Twitter y uno de los que puso de moda los famosos escraches, ha afirmado lo siguiente: “Insultos, amenazas y intentos de agresión a @Yolanda_Diaz_ Los violentos y los que les alientan nunca podrán hablar en nombre de la cultura. Frente a la intolerancia: más democracia. Ni un paso atrás compañera”.

Tras estas palabras, el torero Cayetano Rivera ha dado una auténtica lección de democracia a Pablo Iglesias (vicepresidente segundo del gobierno), rechazando cualquier tipo de acto violento vaya a quien vaya dirigido.

Además, le ha hecho una pregunta al vicepresidente segundo del gobierno (mira que suena ridículo…) cargada de contenido: «A mí no me representa. Y a ti?»

Señor vicepresidente segundo del Gobierno, usted ya no está haciendo el macarra con su mochila en la Complutense, usted, por desgracia para muchos, está ocupando un cargo dentro del Gobierno de España y por ello, le guste o no, tiene la obligación de condenar todo tipo de ataques, todos.

Fuente