Ideas y soluciones para tu vida cotidiana

Un algoritmo detectará si hay infidelidad en las redes sociales

Ayudará a los psicólogos a diagnosticar posibles problemas de salud mental

El algoritmo es capaz de distinguir las necesidades básicas de los usuarios con los textos y las imágenes que se comparten en las redes sociales

Un equipo de investigadores de la Universidad Oberta de Cataluña (UOC) han ideado un algoritmo capaz de detectar si se producen infidelidades en las redes con el propósito de mejorar la salud mental y el bienestar de los usuarios.

Como todos sabemos, muchas personas utilizan las redes para mostrar a los demás una falsa imagen de sí mismos que para nada se corresponde con la realidad. Incluso conocidos internautas que son seguidos por cientos de miles de personas y que con el paso del tiempo se ha descubierto la verdadera identidad de algunos de ellos llevándose sus seguidores una tremenda decepción. Esas imágenes se relacionan, según los expertos, con posibles problemas mentales.

A pesar de encontrarse el estudio en una fase prematura, lo cierto es que los investigadores del estudio consideran que es un primer paso para mejorar la salud digital.

Saber qué se publica o qué fotografías o vídeos se cuelgan en las redes sociales, ha permitido al grupo de científicos examinar si los usuarios dejan huella en ellas sobre su estado emocional y sobre cómo se sienten a la hora de satisfacer sus necesidades básicas, para elaborar el algoritmo. Este algoritmo busca poder ayudar a los psicólogos a diagnosticar posibles problemas mentales.

El estudio, según publica la propia universidad se ha basado en la ‘Teoría de la Elección’ elaborada a mediados de los 60 por el médico psiquiatra William Glasser. Según la teoría, hay cinco necesidades básicas que se encuentran en los cimientos de todo comportamiento humano: la supervivencia, el poder, la libertad, la pertenencia y la diversión.

El equipo de investigadores ha estado trabajando dos años en un modelo de aprendizaje profundo que identifica esas cinco necesidades descritas por Glasser, usando datos como imágenes, textos, biografías o geolocalización.

Los investigadores, apoyándose en redes neuronales y bases de datos, entrenaron un algoritmo para que identificara el contenido de las imágenes y clasificara el contenido textual, asignándoles distintas etiquetas propuestas por psicólogos, quienes compararon los resultados con una base de datos de más de 30.000 imágenes, leyendas y comentarios.

Fuente: UOC

Foto de portada:  Pexels